¿Sabías que el café es una fruta?

Mucha gente comienza el día con una taza de café. Yo lo hago. Pero poca gente se para a pensar qué es lo que realmente está consumiendo. Vale que solo queremos cafeína en vena, así que de dónde viene el café no es lo primero que nos vamos a plantear por la mañana. Igual este artículo te inspira a que mientras esperas a que la máquina de café termine de hacer el café, pienses un poquito en los productores que hacen tu café mañanero posible.

El café viene de una planta de Etiopía. La planta original se conoce como Coffea y de esta planta nacen dos especies importantes para el uso comercial: arábiga y robusta. Los árboles del café arábiga producen un café más aromático y suave que representa un 70% de la producción mundial de café. El árbol del café robusta es más resistente a enfermedades y parásitos, lo que lo hace más fácil y barato de cultivar. El café robusta produce café que tiene un sabor distintivo y entre un 50 y 60% más de cafeína.

Bueno, vale, pero me la trae al fresco que una planta en África sea resistente o aromática. Ya, pero resulta que estos árboles tienen flores que dan fruto: “cerezas de café”. Dependiendo de la variedad de la planta, tarda aproximadamente entre 3 y 4 años en dar fruto. En la mayoría de las plantas de café, cuando las cerezas de café se ponen de color rojo, están listas para cosechar. Hay varios métodos para cosechar las cerezas de café, pero el que da mejores resultados (y el más caro) es escoger a mano las cerezas. Otros métodos pueden ser cosecha por rama o con una máquina. Sin embargo, de estas últimas dos maneras, no sabes qué cerezas están maduras y cuales no; además de la posibilidad de dañar el árbol de café.

Dentro de estas cerezas que es buen caficultor ha escogido a mano para nosotros, hay semillas o granos de café. Dependiendo de su tamaño se clasifican y tienen características específicas, pero eso es para otra entrada… Estos granos de café se procesan a través de métodos: húmedo, seco o una mezcla; que también da para otra entrada.

Lo importante es que estos granos de café son los que el barista de tu cafetería de preferencia muele para darte tu dosis diaria de cafeína. O la versión molida cuando lo haces en tu casa por la mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.